Estamos comenzando un nuevo viaje, que primero nos lleva de Córdoba a Ezeiza, y luego a Barcelona como destino final. Después, la idea es esta un par de días en la ciudad catalana, para luego ir a Paris. Luego de 5 días en Francia, tren vía Eurotunel a Londres.  5 días también, para luego volar desde el aeropuerto Gatwick a Las Palmas, en la Gran Canaria, donde visitaremos familiares. El viaje cierra nuevamente en Barcelona, donde me encuentro con amigos, para luego regresar repitiendo el esquema de ida.

Primer tramo:  COR-EZE

Tomamos, como ya hemos hecho varias veces, el vuelo de AR 2509 que es directo a Ezeiza, y así evitar ir a Aeroparque, con su consiguiente traslado.
El vuelo fue operado por un clásico Embraer 190.

WP_20170602_20_47_22_Pro_LI.jpg

El recorrido toma normalmente una hora. Todo iba perfectamente, hasta que a unos 15 minutos del despegue, algo sonó mal. Un fuerte sonido como de una bocina/alarma/chiflido venia de la parte de adelante. También se apagó la climatización. El comisario a bordo, que ya estaba con el carro casi iniciando el servicio, revisó la puerta delantera un par de veces, y después de eso fue a la cabina inmediatamente. Luego se sentó y abrochó el cinturón, como minutos antes nos había sido indicado. El avión comenzó a descender. Luego de unos minutos, el capitán comenzó a explicar un posible desperfecto en el cierre o burletes de la puerta, y que por tener que despresurizar la cabina y llevarla a niveles de presión normales, el vuelo iba a seguir con normalidad, pero a una altura muchísimo menor de un vuelo regular. Todo esto, según entiendo, es para que la puerta cierre como si fuera  la de un auto, y sin asistencias neumáticas.
El avión bajó bastante, tanto que las ciudades se veían realmente cerca, similar a etapas de despegue o aproximación.
Un par de minutos después, nuevamente el comisario explicó que todo el vuelo seguiría con normalidad, y remarco varias veces esto (ya que había caras que demostraban un cierto pánico), y también que el aterrizaje sería igual a cualquier otro. Además explicó que por la altura a la que debía seguir el vuelo, el servicio no podía realizarse.
Y así fue todo. Una media hora después nos preparamos para aterrizar, y todo salió perfecto. Me gustó mucho que tomaran el tiempo necesario para informarnos a todos qué estaba pasando, ya que un ruido así, y realmente fuerte, sale de lo común hasta para el más volado, sumado al movimiento anormal de tripulantes y cabina. Era necesario que nos expliquen y brinden seguridad, ya que he escuchado de una situación similar (pero más preocupante), en el que dejaron a los pasajeros con desconcierto total, y lo pasaron realmente mal. La verdad que perfecto por Aerolíneas Argentinas.
De todos modos debo decir que soy un pregonador de la industria aérea, y estoy seguro que es el medio de transporte más seguro y por mucho, por lo que yo internamente no me preocupé por el desperfecto en sí, sino por la posibilidad que se me cruzó de bajar en otro aeropuerto de emergencia, haciendo que perdiéramos la conexión en la que ahora estoy escribiendo esto.

Segundo tramo: BAR-EZE

WP_20170602_23_44_39_Pro_LI.jpg
Luego de un par de horas embarcados, finalmente subimos al avión, un Airbus 340 con el libery de Skyteam. No se bien la antigüedad del mismo, pero la cabina está totalmente renovada y parece nuevo. Personalmente, me gustan más los Airbus que los Boeing (de fuselaje ancho) en su configuración de cabina. Los asientos en 2-4-2 son mucho mas cómodos que el 3-3-3. Y el espacio para piernas es bastante mayor que en un 787, una de las competencias directas en este “frame” de aviones. También muy bueno el contenido multimedia: Pantallas de tamaño justo pero que funcionan perfecto y con buena definición, y bastantes series y películas, incluidas varias nuevas, como la reciente Truman de Darin, El Clan, etc.  Lo que no me gustó es que no hay posibilidad de contar con subtítulos para verlas en idioma original, entonces de Big Bang Theory o Friends, dobladas al español, no hacen ni un poco de justicia.
El servicio de cena fue a elegir entre  ravioles o pastel de carne. Yo fui por la segunda opción, y la verdad que muy bueno. El postre, una especie de mil hojas, también riquísimo. Todas las veces que viajé con AR, la comida es un puntazo a favor, ya que le saca mucha ventaja a  otras aerolíneas.

WP_20170603_00_23_43_Pro_LI.jpg
El vuelo estuvo perfecto, apenas unas ligeros movimientos de vez en cuando, pero en general muy sereno. Luego de la cena todo se calmó y la mayoría durmió varias horas.

Cerca de las 4 pm de España, aterrizamos en El Prat de Barcelona. Un aeropuerto grande, pero muy tranquilo. Tomamos el servicio del Aerobus, del que después voy a comentar, hasta Plaza Catalunya,  a un par de cuadras de donde nos alojamos.

En estos días voy a seguir contando mas sobre este viaje, y a medida que me vaya recuperando 😜!

 

Anuncios