Emprendimos hace un par de días el primer viaje del 2017, hacia el norte de Brasil. La idea es repartir, de 10 días en total, los primeros 6 en Pipa, y los 4 restantes en Natal.

Salimos desde el aeropuerto Pajas Blancas de Córdoba a las 6 am, en el vuelo JJ8107 de Latam hacia Sao Pablo. El Airbus 321 tiene todavía el libery de Tam.

WP_20170222_04_58_10_Pro_LI.jpg

Fue un vuelo muy tranquilo de 3hs, en las que dormí hasta que el avión estaba en plataforma listos para bajar.

De ahí teníamos sólo dos horas para cruzar medio Guarullos que es enorme. Por lo tanto fue: Migración, retiro de una valija, cruzar toda la terminal hasta llegar a la parte vieja, a Vuelos Domésticos (donde había una larguísima fila), despachar nuevamente la maleta (cosa que fue muy rápido), y llegar corriendo a la puerta 224 (creo). Llegamos, y directamente entregamos el boarding pass a uno de los tripulantes de cabina.

Subimos al vuelo JJ3707 con destino a Natal a un 321 idéntico al primero, que también duraría 3 horas. Me comentaron que fue igual de tranquilo al tramo anterior, porque me dormí antes del despegue!

Llegamos al moderno aeropuerto de Natal, el São Gonçalo do Amarante, retiramos rápido la valija despachada, y fuimos derecho a buscar el auto que teníamos reservado. Como ya habíamos hecho migraciones en GRU, salimos directamente.

WP_20170222_15_06_42_Pro_LI.jpg

Buscamos los cajeros en el mismo aeropuerto, pero no retiramos reales porque sólo había un par y que cobraban $25 de comisión. Preguntamos en las casas de cambio y lo mínimo era por us$100, con una comisión similar al cajero. Así que seguimos sin dinero local, sabiendo que no había peajes ni otra causa que amerite con urgencia, aunque queríamos tener algo por las dudas, ya que nos faltaban recorrer casi 100 km por cuenta propia en auto.

Nos entregaron un VW Fox 2017, que para 4 resultó justo en baúl, pero cómodo para los pasajeros.

WP_20170224_16_42_54_Pro_LI.jpg

Salimos cerca de las 15.30 del aeroporto, y llegamos a las 18 a la posada de Pipa. El camino es bastante lento por el tráfico, principalmente entre el aeropuerto y el centro de Natal, donde pasando por el estadio mundialista, se toma la Br-101, autopista que lleva a 25km de Pipa. Al dejar la doble vía, en la ciudad de Goianinha salimos por el desvío, y tomamos una ruta lentísima hacia las playas, pasando mil pueblos con machos lomos de burro sin señalización, asfaltos rotos, etc etc. Eso hizo que este último tramo fuese el más cansador.

wp_ss_20170225_0002-2

Llegamos de noche a la Posada Oasis (de la que también voy a escribir una reseña), ya que a las 5 y media empieza a oscurecer.

Próximamente sigo con algunos relatos de este viaje, y además voy a hacer una lista orientativa de precios para saber cómo esta Brasil.

Más de este viaje:

Pipa – Brasil

Anuncios